Solo por cosas como estas merece la pena hacer lo que hacemos. Cosas simples que te pagan de todos los esfuerzos.

Conocer personas maravillosas que nos abren su casa con una gran sonrisa y no paran de agradecernos por haberles dado la mayor alegría desde que dejaron de trabajar: poder tener en sus manos la edición en castellano de sus libros. Sus sobrinos que viven en España pueden verlas en las estanterías de las librerías y no paran de decirles que no sabían que tenían unas tías tan "molonas", en español, a raíz también de la entrevista que salió en El Comidista.

Encontrarnos un carrito lleno de manjares en el pasillo de su casa hechos expresamente para la ocasión e imaginarnos todo el tiempo y el cariño que nos han dedicado para prepararlas. Con correspondiente bolsa para llevar, para el camino de vuelta.

No pasa todo los días comer las míticas "brujas" ( streghe) de las Hermanas Simili hechas por las Hermanas Simili. Una merienda inolvidable a base de brujas, tarta de arroz, raviolas y rosquillas deliciosas, higos recogidos del arbolito del que están tan orgullosas y que miman en la terraza con una vista esplendida hacia el centro de Bolonia, "¡80 higos nos ha dado este año!". Un café y un vasito de Gran Marnier hecho por ellas mismas con la receta que le dio un alumno americano, "la botella es la del licor original, ¡pero no es!".

Una tarde con miga, hecha de cortesía, amabilidad y simpatía pasada hablando de libros, de cocina, de su trabajo y de la escuela por la que ha pasado tanta gente, que ha aprendido de ellas pero que al mismo tiempo les ha enseñado tanto a ellas. Mostrándonos sus cuadernos y recetarios y contándonos que su cocina no tiene ningún secreto porque todo lo comparten, enseñar es compartir y aprender: "insegnando si impara!" nos dicen, enseñando se aprende.

Así que no desperdiciemos una ocasión para aprender/enseñar algo nuevo, aquí la receta del Gran Marnier casero que probamos, muuuy bueno:

Este mes Valeria y Margherita Simili han recibido de las manos del alcalde de la ciudad de Bolonia el reconocimiento "Turrita d'argento". Nuestra más sentida enhorabuena y nuestro más sincero agradecimiento por lo que nos enseñan, como cocineras y como personas.