Cada vez somos más quienes disfrutamos del mundo de la cerveza artesana y, por supuesto, de los secretos de su elaboración. Nos encanta sentirnos expertos de esta bebida pero al igual que en otros campos, a veces nos topamos con términos que hacen peligrar nuestro bien estudiado postureo cervecero.

Si disfrutas recorriendo los lineales de una tienda de cerveza artesana, podrás haberte topado con el término dry hopping en alguna etiqueta y más de uno nos hemos percatado de que no sabemos exactamente qué es, en definitiva, que hemos oído campanas pero no sabemos dónde.

Manuel Jim, nuestro profesor del curso de Cerveza Casera nos define el dry hopping como "una técnica extendida para aprovechar el potencial de los lúpulos aromáticos añadiéndolos en la cerveza cuando la fermentación ha terminado. De esta manera, la cerveza, al contacto con el lúpulo, estaría absorbiendo sus aceites aromáticos esenciales sin variaciones en el amargor".

Como aficionados a la cerveza ya sabemos que el lúpulo es el responsable de aportar amargor y aromas. El momento en el que este se añade al mosto es igual de importante que el tipo de lúpulo a la hora de definir las características de nuestra cerveza.

De forma general, si el lúpulo se echa al principio del hervido va a proporcionar más amargor, determinado por la cantidad y por el tipo de lúpulo, en detrimento de los componentes de sabor y aroma, muy volátiles y que desaparecerán porque no soportan toda la fase de hervido.

La adición de los lúpulos al mosto en los últimos momentos del hervido, o late hop, dará lugar a cervezas más complejas aromáticamente hablando y en las cuales el índice de amargor original de la receta apenas variará.

Y un paso más allá estaría el dry hopping que es cuando los lúpulos secos se añaden al mosto en frío, ya en el periodo de maduración, obteniendo una cerveza con aromas mucho más marcados. Los aromas más comunes que podemos encontrar gracias al lúpulo son: frutales, florales, herbales, tropicales, pináceos y terrosos. Para identificarlos hace falta prestar atención y beber muchas y variadas cervezas.

Un último dato para acabar esta pequeña explicación: esta técnica se suele encontrar en recetas del tipo India Pale Ale (IPA) ya que se adapta muy bien a la personalidad de estas cervezas. Ahora ya solo nos queda catar una cerveza con su buen dry hopping y disfrutar de primera mano de las características de las que hemos hablado.

!Salud!