Aunque todavía el mundo de la cerveza artesana se identifica con modernos bebiendo una pinta cuya espuma se posa ligeramente en su barba en locales aún más modernos, lo cierto es que la industria de la cerveza artesanaL está en auge y definitivamente ha venido para quedarse. Parte de este éxito se debe, principalmente, a la buena aceptación que tienen entre el público las aromáticas y prestigiosas IPAS.

El acrónimo IPA hace referencia a "India Pale Ale". Ale indica que es una cerveza de alta fermentación, Pale le asigna un color e India hace referencia al lugar geográfico con el que se relaciona, es decir India, como no podía ser de otro modo.


De la gastronomía británica se dice que podía identificarse con una urraca, ya que va tomando elementos culinarios de otras culturas e incorporándolos sin ningún tipo de complejos a la suya. Pero cuando hablamos de una buena cerveza, las cosas cambian y, al igual que el té de las cinco, son tradiciones a las que la sociedad inglesa se resistirá a renunciar.

La IPA nace por una necesidad: la de surtir con cerveza a toda la población inglesa que emigraba a la India atraídos por la boyante actividad económica de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Pero se encontraron con el problema de que las cervezas tipo porter y las dark ales, - las preferidas del público de la city londinense-, no soportaban el largo viaje de seis meses desde Inglaterra hasta la India.

Esta problema, de estado en la corona británica, supuso la modificación de las recetas habituales para lograr que estas llegaran en buenas condiciones a su destino oriental. Para ello se hicieron dos cambios que aportan las características principales de las India Pale Ale: se aumentó el grado de alcohol y se añadió más lúpulo. Ambas, con el fin de aumentar el tiempo de conservación y la resistencia a las extremas condiciones climatológicas de la travesía.

El germen de la IPA nace en 1790 de la mano del George Hodgson de la Bow Brewery del este de Londres. Una de las cervezas de George era la "October Ale", llamada así porque se elaboraba en la época de siega y vendimia y se dejaba madurar, como un vino, antes de beber. Fue esta cerveza la que consiguió alcanzar las costas de la India en condiciones óptimas para su consumo.

Esto supuso el nacimiento de una cerveza más amarga, de mayor graduación alcohólica y con un bouquet mucha más afrutado, pero al mismo tiempo más clara y refrescante que otras más tradicionales. Este nuevo estilo resultó muy adecuada para los climas cálidos orientales y, a partir de ese momento, otras cerveceras míticas de la época como Salt, Allsopp o Bass hacen suya este estilo de cerveza más lupulizado, generalizándose su uso y ampliando la exportación, también, hacia el oeste.


El actual auge por la cerveza artesana procede de los Estados Unidos cuando en 1976 nace el craft beer movement que hace de la India Pale Ale una de sus elaboraciones más representativas e icónicas. También es el momento histórico donde aparecen nuevas variaciones de la IPA como la APA o "American Pale Ale" aunque esa es otra historia que se merece dedicarle otro post en exclusiva.

Llegados a este punto, nos despedimos, IPA en mano, brindando por una larga y, esperemos que siempre incompleta, historia de esta cerveza. ¡God Save The Queen Ipa!